Númenor, el pueblo más importante de la segunda edad

Númenor significa literalmente «tierra del oeste» o «tierra del don» en la lengua quenya (o el idioma de los elfos de Valinor) es una isla que fue extraída de lo profundo del Gran Mar Belegaer (el océano ubicado al oeste de la Tierra Media) y que está situada entre la Tierra Media y las Tierras Imperecederas ligeramente más cerca de Valinor.

Los habitantes de Valinor (los Valar) se la regalaron a los Edain (la raza de los hombres que entraron en Beleriand y ayudaron a los elfos en su lucha contra Morgoth) en la Segunda Edad del Sol como una recompensa por ayudarles en las Guerras de Beleriand.

Con el tiempo, los habitantes de Númenor dejaron de adorar a Eru Ilúvatar (El único Dios) ya que el enemigo de la Tierra Media, Sauron, había influenciado gravemente sobre el rey Ar-Pharazôn hasta el punto que los habitantes de la Isla se revelaran contra los Valar. La rebelión llegó hasta tal punto que la Isla fue completamente destruida y la mayoría de la población murió.

Historia de la creación de la isla de Númenor

los primeros años de númenor

Fueron los Valar (una clase de seres espirituales de gran poder que viven en Arda) los que levantaron la isla de Númenor desde las profundidades del mar como regalo a los Edain (el nombre que se les da a la raza de los seres humanos en sindarin) ya que estos últimos habían ayudado a los elfos en la Batalla de Beleriand contra Morgoth durante la Primera Edad del Sol.

la creación de númenor

Los primeros habitantes de Númenor

En los primeros años de la Segunda Edad, la mayoría de los Edain que habían sobrevivido a las cruentas batallas comenzadas por Melkor, abandonaron la Tierra Media y desembarcaron en la recién creada isla navegando con las embarcaciones que los mismos elfos habían fabricado para ellos y guiados por la luz de Ëarendil. No llegaron en cuestión de días, sino que esta migración tomó un periodo de 50 años ya que emigraron de las costas de la Tierra Media a su nuevo hogar entre 5.000 y 10.000 hombres, mujeres y niños.

Establecimiento del reino de Númenor

El Reino de Númenor se creó de manera oficial en el año 32 de la Segunda Edad del Sol. Fue Elros, el que era hijo de Eärendil y también hermano de Elrond, además del descendiente por derecho propio de todas las casas reales de los Eldar (los elfos que emprendieron la Gran Marcha de los elfos) y los Edain el que se convirtió en el primer rey de Númenor dando así los primeros pasos de lo que se convertiría en un pueblo poderoso e influyente.

Los regalos de los Elfos

Fueron muchos los años donde los habitantes de Númenor cultivaron una creciente amistad con los elfos, tanto de la isla de Tol Eressëa (una isla muy cercana a Valinor usada como navío por Ulmo, el Vala, para transportar a los elfos) como de los que habitaban en la recientemente reformada Tierra Media. Los elfos habitantes de la Isla Solitaria obsequiaron a los númeronéanos con muchos regalos para la isla; entre ellos habilidades de diversos tipos, conocimiento y plantas hermosas a maravillosas.

los regalos de los elfos a los numeroneanos

Uno de los regalos más especiales que hicieron a los Edain de Númenor fueron los siete Palantiri. Estos objetos era una maravillosas esferas de cristal que tenían la capacidad de proporcionar visiones videntes a sus portadores así como mantener comunicación entre ellas. Fueron entregadas a los Señores de Andúnië (la nobleza Dúnedain que tenían el señorío de Andúnië, la capital del reino en las primeras etapas de Númenor y que se encontraba en una bahía situada al oeste de la isla) y son más conocidas por formar un papel fundamental en las historias narradas en El Señor de los Anillos.

Pero sin duda, el regalo más especial que hicieron los elfos a los númeróneanos fue un fruto de Celeborn, un árbol que había nacido fruto de Galathilion, otro árbol que había sido hecho a semejanza de Telperion, uno de los dos árboles de Valinor. De ahí nació el Árbol Blanco de Númenor que fue plantado en el patio del rey, en el palacio de Armenelos.

Númenor, un pueblo marinero

la expansión de númenor por el mar

De pescadores a grandes exploradores

Desde el comienzo de la historia de Númenor, la pesca se convirtió en una parte fundamental de la dieta númenóreana ya que los primeros navegantes de la isla eran los encargados de traer el sustento alimenticio a los habitantes del reino.

De esta necesidad comenzaron a desarrollar habilidades extraordinarias en la construcción de barcos así como convertirse, gradualmente, en marineros expertos que constantemente tenían el deseo de explorar y dominar el gran océano de Arda con sus maravillosos barcos de vela.

La prohibición de los Valar

Sin embargo sólo una frontera se imponía de manera autoritaria e infranqueable para los marineros exploradores de Númenor: La prohibición de los Valar. En el mismo momento en el que la isla resurgió de las profundidades del mar los Valar prohibieron estrictamente navegar hacia las tierras imperecederas de Valinor ya que esta tierra estaba totalmente restringida para los mortales. Por ello los númeróneanos se dedicaron a la exploración de los mares del norte, del este y del sur.

Es importante tener en cuenta cuán importante era esta prohibición y cómo, con la decadencia de Númenor, esta prohibición fue impunemente ignorada por los traidores de la isla que acabaron recibiendo una consecuencias catastróficas.

Los Reyes del Mar y la llegada a la Tierra Media

600 años después de su establecimiento en Númenor, los habitantes de la isla llegaron por primera vez a las costas de la Tierra Media y comenzaron a explorar sus lindes de tal manera que, llegado el momento, pudieron navegar incluso por el Mar del Este en el otro extremo de la Tierra Media.

Los Númeróneanos obsequiaron a los habitantes de la Tierra Media con muchos regalos pertenecientes a su reino, los cuales eran considerados por los hombres de la Tierra Media como regalos provinientes de una civilización muy superior (y lo era). De esa manera los hombres de la Tierra Media comenzaron a llamar a los navegantes de Númenor los Reyes del Mar. Estos hombres que habitaban el continente pensaban que ya no quedaban más seres humanos fieles a los elfos y se sorprendieron gratamente de encontrar a personas de su raza que podían ayudarles.

La fama de los exploradores marítimos fue tal que incluso los Ents oyeron hablar de sus increíbles proezas y de la llegada a las costas de los Grandes Barcos. Su aparición se había convertido en uno de los eventos más importantes de la Tierra Media por aquel entonces.

Comienzan las relaciones de Númenor con Gil-galad

Gil-galad era el Rey Supremo de los Noldor (los elfos más sabios, más fuertes, valientes, poderosos y orgullosos de entre los hijos de Ilúvatar) en la Tierra Media. Su reino, Lindon, estaba ubicado al noroeste de la Tierra Media y tenía una base marítima en la gran ciudad de los Puertos Grises.

Fue desde ese lugar donde los númeróneanos comenzaron a estrechar lazos y amistad con este gran rey a partir del año 725 de la Segunda Edad.

El Gremio de los Aventureros de Númenor

25 años después del surgimiento de la amistad entre Lindon y Númenor, Aldarion (El sexto rey de Númenor conocido como El Rey Marinero, famoso por permitir reinas en Númenor, poblar la isla de árboles para construir barcos, hacer amistad con Gil-galad y establecer el primer asentamiento núméroneano en la Tierra Media llamado Vinyalondë) antes de convertirse en rey en el año 883, fundó el prestigioso Gremio de los Aventureros.

Los miembros de este gremio eran conocidos como los Uinendili y propició la creación de la conocida clase marinera de Númenor creando una diferencia entre las personas que amaban el mar y las personas que no tenían tanta afición a la navegación.

Las guerras contra Sauron

Entre el 1693 y el 1701 de la Segunda Edad del Sol, el pueblo de Númenor ayudó a Gil-galad en la famosa guerra de Eregion que tuvo lugar justo después de la forja de los Anillos de poder y particularmente, de la forja del Anillo Único.

Fue Tar-Minastir, el onceavo rey de Númenor, el que reunió a la armada de númeróneana y la destinó para la ayuda del pueblo de los Noldor. Tras tantos años desarrollando una flota de grandes barcos y con las muchas generaciones de experiencia en el mar, las fuerzas de Númenor no tenían rival en la guerra marítima y junto a los elfos derrotaron temporalmente a Sauron, que tenía su base en Mordor.

La decadencia de Númenor

la decadencia de númenor

Con el aumento del poder de Númenor también creció la oscuridad. Hubieron varios factores que empezaron a determinar la continua decadencia que desembarcaría en la completa caída de Númenor. Varios factores provocaron esta decadencia contínua:

  • El afán del pueblo de Númenor por ampliar su flota había devastado grandes áreas forestales de Eriador (La zona entre las Montañas Azules y las Montañas Nubladas donde se sitúan La Comarca, Rivendel y Bree) mostrando inclemencia hacia los habitantes de la zona.
  • Sus asentamientos en la Tierra Media comenzaron a forjar un gran imperio costero con el que ningún otro pueblo podía rivalizar. Y aunque al comienzo habían adquirido un compromiso amistoso con los habitantes de la Tierra Media, conforme pasaron los años los reyes se volvieron más tiránicos y opresores con los hombres de la Tierra Media exigiendo cantidades enormes de tributos. Ya no querían enseñar e instruir a los otros pueblos, sino someterlos.
    • Entre sus asentamientos más temibles y destacados se encontraban la gran fortaleza de Umbar y la enorme ciudad de Pelargir.

De la expansión del territorio a la vida eterna

En definitiva, se podría decir que el pueblo de Númenor se había expandido de tal manera que lo que más ansiaba era el poder. Los reyes se iban haciendo más vanidosos, más poderosos y menos sabios, de tal manera que empezaron a desarrollar celos hacia los elfos. ¿Por qué? Porque se hacían la pregunta de: ¿Por qué nosotros, los númeróneanos, un pueblo tan poderoso y superior no tiene la inmortalidad y el acceso a las Tierras Imperecederas que tienen los elfos? Cierto era que los hombres de Númenor tenían una vida más larga que la de los otros hombres de la Tierra Media llegando a vivir cientos de años, pero para ellos no era suficiente.

El resentimiento de Númenor hacia el pueblo elfo crecía con los años, de tal manera que abandonaron incluso la lengua élfica (primero quitándola como lengua oficial del reino y luego prohibiéndola) con el ir y venir de los reyes (incluso los nombres de los reyes comenzaron a decirse en Adunáico, en vez de en Quenya) y comenzaron a anhelar la vida eterna con tal fervor que cada vez más miraban al oeste con recelo y deseo. Se formaron entonces dos grupos entre los númeróneanos:

  • Los Hombres del Rey: Aquellos que anhelaban la vida eterna, deseaban más poder y odiaban a los elfos y a los Valar por negarles el acceso a la inmortalidad.
  • Los Fieles: Eran leales a los Valar y seguían siendo amigos de los elfos

Con cada nueva generación aumentaban los Hombres del Rey y disminuían los Fieles, convirtiéndose estos últimos en una minoría perseguida. Además, con cada nueva generación, los númeróneanos llegaban a vivir menos años, dejando entrever su decadencia y su fatídico final.

Tan solo el rey Tar-Palantir se dio cuenta de la decadencia de Númenor, volvió a tomar su nombre en Quenya y se arrepintió de los actos que habían cometido sus antecesores aunque ya era demasiado tarde ya que solo tuvo una hija (Míriel) y su trono fue usurpado como veremos a continuación.

La caída de Númenor

Fue en el año 3255 de la Segunda Edad cuando Ar-Pharazôn (el rey número 25 de Númenor que llegó al poder usurpando el trono de su prima Tar-Míriel, conocido como el rey más orgullos de Númenor) navegó a la Tierra Media para destruir a Sauron ya que este se había erigido como el rey de los hombres y Señor de la Tierra Media y Ar-Pharazôn, debido a su orgullo, no podía permitirlo.

El rey de Númenor atracó en Umbar con su inmensa flota. Sauron, por tanto, al ver el poder del ejército númeróneano decidió rendirse sin luchar, de tal manera que fue llevado cautivo a Númenor.

la caída de númenor

La influencia de Sauron en Númenor

Pero Sauron sabía exactamente lo que estaba haciendo al rendirse. No le costó mucho seducir al rey y a otros principales númeróneanos (pasó de esclavo a consejero del rey en tan solo 3 años) con la promesa de la vida eterna si accedían a adorar a Melkor como su dios.

De esta manera, Ar-Pharazôn mancilló el templo de 150 metros de altura que había sido erigido en Armenelos (la actual capital del reino) donde se adoraba a Ilúvatar en la antigüedad, comenzando una serie de atroces rituales de adoración a Melkor que incluía el ofrecimiento de sacrificios humanos al enemigo del mundo. Obviamente estos sacrificios humanos provenían de los pocos Fieles que aún quedaban en la isla de Númenor.

La destrucción del árbol de Númenor

Además de matar a personas para obtener de Melkor la vida eterna que Melkor no podía darles, Ar-Pharazôn, por su ferviente deseo de conseguir la inmortalidad y por el consejo de Sauron, cortó y quemó como sacrificio a Morgoth (el otro nombre para Melkor) el Árbol Blanco de Númenor, Nimloth (El árbol regalado por los elfos a la casa real de Númenor cuyo destino estaba atado a los reyes númeróneanos y que desde el comienzo de la decadencia de Númenor había sido mal cuidado y desatendido). De manera totalmente heroica y poniendo en riesgo su vida, Isildur pudo rescatar uno de los frutos del árbol que más tarde se convertiría en el Árbol Blanco de Gondor, preservando así el destino de los reyes de los hombres y la antigua línea de árboles.

La mayor fuerza jamás reunida en Arda

Sauron animó al orgulloso rey de Númenor (ya en plena decadencia por su vejez) a construir una gran armada para hacer la guerra a los Valar al oeste, en las costas de las Tierras Imperecederas. Para Ar-Pharazôn, su ataque a Valinor tenía la motivación de obtener la inmortalidad al conquistar la ciudad de los Valar (aunque esto no tuviera sentido, ya que no eran las tierras de Valinor las que daban la inmortalidad sino que eran sus habitantes, los Valar, los que convertían esas tierras en imperecederas), pero la intención principal de Sauron al dejarse capturar e influir en el pueblo de Númenor realmente era rescatar a su señor Melkor. De esta manera construyeron lo que Tolkien llegaría a citar como «la mayor fuerza jamás reunida en Arda»

La destrucción de Númenor

Todo parecía ir viento en popa para el rey de Númenor. Cegado por su codicia de la vida eterna atracó en las orillas de Aman (El Reino Bendecido, las Tierras Imperecederas) con la intención de conquistar Valinor. Pero Manwë (el rey y el más poderoso de los Valar, representante de Ilúvatar en Arda, y hermano pequeño de Melkor) como tenían prohibido actuar y hacer daño a los Hombres, invocó a Eu Ilúvatar para que interviniera en el despropósito humano.

De modo que Eru intervino, accediendo a la petición de Manwë, y como resultado de su intervención se generó un cataclismo de proporciones gigantes, de tal manera que la tierra abrió en dos partes, tragando así a todos los hombres de la flota que habían llegado a desembarcar en Aman. Pero eso no fue todo ya que el cataclismo produjo un maremoto que sepultó a Númenor bajo el inmenso mar y casi todos los habitantes de la isla perecieron ahogados en el océano. Casi la totalidad del pueblo númeróneano murió ese día, pero los pocos que sobrevivieron pudieron contemplar con sus ojos el Cambio del Mundo, donde Iluvatar transformó la Tierra (que hasta ese momento era plana) en un globo terráqueo y las Tierras Imperecederas se ocultaron de Arda para siempre.

El destino de Sauron tras la destrucción de Númenor

Sauron sufrió las consecuencias del cataclismo que había colaborado en desatar. Fue el único que sobrevivió de manera directa al hundimiento de Númenor, pero su cuerpo fue destruido y, de esta manera también desapareció su capacidad de transformarse en otras figuras. Esto constituyó su segunda humillación en su relación con los númeróneanos. Sauron, por tanto, huyó nuevamente a la Tierra Media en la forma de un «espíritu de odio sobre un viento oscuro» asentándose en Mordor.

Allí se volvió a poner el anillo y obtuvo una nueva forma terrible y oscura como la que antaño hubiera tenido su señor Morgoth.

El destino de los Hombres del Rey tras la destrucción de Númenor

Los hombres leales al rey y a Sauron que lograron salvarse del cataclismo desembarcaron en la fortaleza de Umbar asentándose durante un tiempo en las regiones orientales de la Tierra Media. Estos Hombres del Rey, con el tiempo fueron conocidos como los númeróneanos negros y sus descendientes siguieron sirviendo al mal muchos siglos más tarde. Su influencia se extendió hasta los acontecimientos acaecidos en las historias narradas en El Señor de los Anillos.

El destino de los Fieles después del hundimiento de Númenor

Sin embargo, de los otros númenóreanos, aquellos fieles a los elfos, los Valar y a Ilúvatar, también sobrevivió un pequeño grupo ya que habían abandonado la isla antes del cataclismo. Elendil (padre de Isildur y Anárion) se había convertido en el líder de los Fieles y previendo el desastre que estaba pronto a suceder en la isla de Númenor zarpó con sus hijos y otros Fieles en nueve barcos en dirección a la Tierra Media.

Allí fundaron los reinos de Arnor y Gondor, este último muy cerca de Mordor, donde Sauron preparaba el escenario para su próxima guerra. Ambos reinos trataban de emular lo que habían sido los años de esplendor de Númenor. Sobre todo el reino de Gondor floreció (junto con el Árbol Blanco de Gondor) llegando incluso a recordar algo del poder de Númenor. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, y debido también a la constante amenaza de Mordor, estos reinos nunca llegaron a igualar la gloria de lo que, en su día, Númenor fue.

El gobierno de Númenor

En Númenor las personas que tenían siempre el máximo poder de gobierno fueron los reyes y en la tradición de los reyes hubieron 3 elementos cruciales que cambiaron a lo largo de la historia que merece la pena mencionar: El traspaso del cetro real, los nombres de los reyes y el reinado de hijos varones.

  • El traspaso del cetro real: Elros fue el primer rey de Númenor y durante 410 años gobernó, sin embargo, a partir de su hijo Vardamir, los reyes de Númenor tomaron la costumbre de ceder el cetro (la principal señal de la realeza de Númenor) a su legítimo heredero antes de morir. Esta costumbre se mantuvo hasta los días de Tar-Atanamir.
  • Los nombres de los reyes: Los reyes númeróneanos tomaban sus títulos de gobernadores en la lengua quenya. Sin embargo, con el rey Ar-Adûnakhôr, comenzaron a utilizar el Adûnaico (la lengua númeróneana) para designar el nombre de los reyes, lo cual produjo un distanciamiento mayor entre la realeza y los Fieles. Solo Tar-Palantir recuperaría el nombre en Quenya decepcionado por lo que habían hecho sus antepasados aunque Ar-Pharazôn retomara su nombre Adûnaico completando la decadencia de Númenor.
  • La exclusividad de los reyes varones: La ley decía que el cetro pasaba del rey al mayor de los hijos varones. Sin embargo, Tar-Aldarion sólo tuvo una hija, por lo tanto cambió la ley de tal manera que, a partir de él, el cetro podría pasar al vástago mayor, sin importar que fuera una mujer. De esa manera, su hija Ancalimë se convirtió en la primera Reina.

Los reyes de Númenor

#CoronaciónMuerteDuraciónNombre (Quenya)Nombre (Adûnaico)
132 S. E.442 S. E.410 añosElros Tar-Minyatur
2442 S. E.442 S. E.0 añosVardamir Nólimon​
3442 S. E.590 S. E.148 añosTar-AmandilAr-Aphanuzîr
4590 S. E.740 S. E.150 añosTar-ElendilAr-Nimruzir
5740 S. E.883 S. E.143 añosTar-Meneldur​
6883 S. E.1075 S. E.192 añosTar-Aldarion
71075 S. E.1289 S. E.214 añosTar-Ancalimë​
81289 S. E.1394 S. E.105 añosTar-Anárion
91394 S. E.1556 S. E.162 añosTar-Súrion
101556 S. E.1731 S. E.175 añosTar-Telperiën​
111731 S. E.1869 S. E.138 añosTar-Minastir
121869 S. E.2029 S. E.160 añosTar-Ciryatan
132029 S. E.2221 S. E.192 añosTar-Atanamir
142221 S. E.2386 S. E.165 añosTar-Ancalimon
152386 S. E.2526 S. E.140 añosTar-Telemmaitë
162526 S. E.2637 S. E.111 añosTar-Vanimeldë​
2537 S. E.2657 S. E.120 añosTar-Anducal​
172657 S. E.2737 S. E.80 añosTar-Alcarin
182737 S. E.2825 S. E.88 añosTar-Calmacil​Ar-Belzagar
192825 S. E.2899 S. E.74 añosTar-ArdaminAr-Abbatârik
202899 S. E.2962 S. E.63 añosTar-HerunúmenAr-Adûnakhôr
212962 S. E.3033 S. E.71 añosTar-HostamirAr-Zimrathôn
223033 S. E.3102 S. E.69 añosTar-FalassionAr-Sakalthôr
233102 S. E.3177 S. E.75 añosTar-TelemnarAr-Gimilzôr
243177 S. E.3255 S. E.78 añosTar-PalantirAr-Inziladûn​
253255 S. E.3319 S. E.64 añosTar-CalionAr-Pharazôn

Las reliquias de Númenor

reliquias de numenor

Númenor era el hogar de muchos tesoros que recordaba las gloriosas épocas pasadas. Entre estos objetos los más destacados son los siguientes:

  • Aranrúth, la espada del rey que pertenció al rey Thingol (el rey de los Teleri, los más numerosos de los elfos conocidos por su talento para el canto y más tarde rey de los sindar, conocidos como los elfos grises) que Elwing (Una peredhill o medio elfa descendiente de Beren y Luthien) entregó a su hijo Elros, el primer rey de Númenor. Se convirtió en la espada que llevaban todos los reyes de Númenor.
  • Nársil, fue usada por Elendil, que sería rey de Arnor y Gondor tras la caída de Númenor, pero fue forjada por Telchar, el herrero Enano en Nogrod durante la Primera Edad y fue llevada a Númenor perteneciendo a los Señores de Andúnië
  • El Anillo de Barahir, perteneciente originalmente al rey elfo Finrod Felagund (de los Noldor) y que fue el único objeto que sobrevivió a la Caída de Númenor ya que Tar-Elendil se lo entregó a su hija Silmariën y logró ser preservado por los Señores de Andúnië. Este anillo incluía el emblema de la casa Finarfin: dos serpientes de ojos esmeralda que tenían una guirnalda de flores doradas la cual era sostenida por una y devorada por la otra.
  • Las siete Palantiri, fueron la piedras videntes creadas por Fëanor (creador de los Silmarils y considerado como el más poderoso entre los Hijos de Ilúvatar) que fueron entregadas a los habitantes de Númenor por los elfos de Tol Eressëa
  • Dramborleg, el gran hacha de Tuor (un hombre de la Primera Edad del Sol de la Casa de Hador, conocido por su relación con Ulmo, el Valar del mar) con la cual mató en la Caída de Gondolín a cinco Balrogs y tres de los grandes capitanes Orcos.
  • El arco de Bregor (Un Edain descendiente de Bëor, nacido en la Primera Edad) que también desapareció en la Caída de Númenor.

La geografía de Númenor

geografía de númenor

La geografía de Númenor recuerda a una estrella de cinco puntas con la punta superior apuntando al norte. El centro de la isla, conocido como Mittalmar (la principal región de pastoreo de la isla y en cuya parte oriental se situaba Arandor, donde estaba Armenelos, la capital del reino) ocupa un área de aproximadamente 160.000 Km2 y desde ahí se extienden cinco penínsulas desde la raíz de la montaña Meneltarma (que veremos a continuación) a través de 5 crestas (conocidas como Tarmasundar «las raíces del pilar») que conforman 5 regiones principales. Tenemos entonces 6 regiones, las 5 puntas de la isla y la central. La mayor parte de Númenor está bordeada de acantilados y, salvo el sur, la mayor parte de la costa es prácticamente inaccesible. A continuación detallamos cada una de las zonas:

  • Mittalmar: Cuyo significado es «tierras interiores» es una zona con pocas elevaciones y montañas. En esta región se encontraban extensas praderas que no contenían muchos árboles, lo cual la hacía propicia para el pastoreo de los animales, en especial la región suroeste conocida como Emerië. En la parte Este de Mittalmar está la región de Arandor, que significa la «tierra del rey» en Quenya y en ella se encontraba el Meneltarma (conocido también como el pilar del cielo, una montaña alta y escarpada donde se hallaba el santuario dedicado a Ilúvatar además de las tumbas de los reyes de Númenor, en Noirinan «valle de las tumbas») la capital del reino, Armenelos y el puerto de Rómenna (principal puerto de Númenor que llegó a albergar a más de 100.000 habitantes)
  • Forostar: la región situada al norte de la isla era mucho más pedregosa, montañosa y menos fértil que el resto (excepto en el oeste donde crecían abetos). Conforme ascendías al norte las montañas de Sorontil (el pico del águila) se elevaban y daban paso a unos enormes acantilados donde anidaban muchas águilas. En esa región se construyó una torre gigante donde se podía observar el movimiento de las estrellas.
  • Andustar: La zona occidental de la isla tenía un poco de la zona sur y la zona norte. En su cara norte el paisaje era montañoso, mientras que en su parte sur se daban lugar grandes bosques. En esta zona habían tres bahías de tamaño mediano. La que estaba situada más al norte era conocida como la Bahía de Andúnie ya que en dicha zona se encontraba el puerto de Andúnië (la que fuera la primera capital del reino de Númenor llegando a albergar a 50.000 habitantes).
    • Entre la región de Andustar y la región de Hyarnustar se halla la bahía de Eldana donde el clima era cálido y frecuentemente lluvioso y donde desemboca el río Nunduinë en la ciudad portuaria de Eldalondë («el verde» considerado como el pueblo más hermoso de Númenor del cual decían los Eldar que era casi tan bello como un puerto de Eressëa. Ahí atracaban) y en cuyos alrededores crecían los Nísimaldar (los árboles fragantes siempre verdes y sanos que fueron traídos de Aman por los elfos tras la fundación de Númenor), y también estaba el árbol Malinornë cuyos frutos regalaron los númeróneanos a Gil-galad y este se lo dio a Galadriel la cual los usó para plantar los bosques de Lorien.
  • Hyarnustar: La región del sur-oeste de Númenor que estaba cubierta de montañas en el occidente y era cálida en las zonas más orientales. Por esa área pasaba el río Siril que hacía las veces de frontera entra las regiones de Hyarnustar e Hyarrostar y cuya desembocadura sucedía entre marjales cubiertos de juncos donde habían playas donde vivían todos los pescadores. El río nacía directamente del Meneltarma y se añadían en su camino otros riachuelos de menor caudal propiciando así un terreno donde abundaban las playas de arena y guijarros.
  • Hyarrostar: Esta es la región situada más al sur de la isla. Ahí crecían muchas especies diferentes de árboles y también se situaban las principales plantaciones del árbol tipo laurinquë ya que era los que usaban para fabricar los barcos de la flota númeróneana. Nindamos, otra ciudad portuaria, era el principal foco demográfico de la zona donde se encontraban la mayoría de los pescadores y donde habían amplias playas de arena blanca y piedras grises.
  • Orrostar: La región oriental de la isla y la más fría de todas a pesar de que las montañas que se sitúan en el extremo de la península la protegen de los fríos vientos del nordeste. Allí se cultivaba mucho grano, especialmente en las zonas fronterizas a Arandor.
  • Tol Uinen: Era una isla pequeña que se levantaba frente a las costas de Númenor y que se situaba en la alargada y estrecha bahía de Rómenna, la cual separaba las regiones de Orrostar y Hyarrostar. Decían que la misma Uinen (una Maia conocida como la Dama de los Mares) había colocado esa isla ahí. Esta creencia era tan fuerte que el Gremio de Aventureros se hacían llamar muchas veces Uinendili (devotos de Uinen) y solían amarrar sus barcos en la costa de Tol Uinen. Además Aldarion construyó una torre en la isla cuyo nombre era Calmindon
lugares de númenor

Mapas de Númenor

Tenemos el privilegio de poder contar, en la actualidad, con numerosos mapas de Númenor y cada uno de ellos (desarrollados por diferentes personas) aportan algo distinto que nos ayuda a crearnos una imagen más nítida del pueblo marítimo. A continuación vamos a compartir algunos de ellos.

mapa de númenor

Este primer mapa proviene del Atlas de La Tierra Media de Tolkien, creado por Karen Wynn Fonstad y comentado en nuestro artículo de los mapas de la Tierra Media.

Es un mapa muy completo ya que incluye todas las divisiones, las ciudades más importantes, los ríos, los accidentes geográficos e incluso los caminos. Además se encuentran unos gráficos auxiliares que nos muestran la orografía de toda la isla y de la ciudadela donde se construyó el templo de Sauron.

el mapa de númenor

Este otro mapa es más simple que el anterior ya que no incluye tanta información visual, sin embargo aporta algo que el otro mapa no incluye y son los colores y los dibujos que ayudan a crearnos una imagen mental de Númenor. Por ejemplo podemos ver los peces nadando en la costa sur mostrándonos que era la zona principal de pesca de los habitantes de la isla. Además, en la costa oeste podemos ver un barco, posiblemente de Tol Eressëa llegando a la isla númeróneana.

isla numenor mapa

Este es el mejor mapa si buscas información inmediata y claridad. El contraste de los colores y la sencillez de la simbología ayuda a entenderlo todo de un vistazo. Además, este mapa incluye un elemento que casi todos ignoran: La pequeña isla de Tol Uinen situada en la bahía de Rómenna. Por otro lado también añade información acerca del camino que conduce desde Rómenna hasta Andunië.

mapa de numenor mapa

Este mapa no aporta demasiada información, sobre todo si no eres capaz de leer la escritura tengwar. Pero aunque no puedas leer élfico este mapa siempre va a gustar a todos los amantes de Tolkien y la Tierra Media.

mapa de numenor

Este otro mapa es muy similar al primero de esta lista pero añade color y dibujos que lo hacen mucho más detallado e interesante. Incluye dibujos que ayudan a imaginar las ciudades que se encuentran en la Isla así como el tipo de terreno que hay en su geografía.

mapa isla de numenor

Este mapa podría ser el más inexacto de todos los que tenemos en esta lista pero resulta de mucha utilidad si quieres tener información rápida acerca de los puntos más importantes de la isla.

mapa numenor

Quizá el mapa más viejo y tradicional que tenemos de Númenor es este. Incluye la información más básica de la isla así como unas referencias simples a la orografía y a los dos ríos.

mapa numenoreano

Este otro mapa es mucho más sintético y moderno aunque bastante desdibujado y con unos gráficos que recuerdan a los emuladores baratos de los años 80. No añade información adicional pero puede ser útil para tener la información básica. Además incluye un tipo de letra que recuerda a la tipografía ochentera muy utilizada en el imaginario de Tolkien.

mapas de numenor

El mapa que más nos gusta en La Tierra Media es este mapa de Númenor escrito en francés y diseñado por el autor Jacques Clavreal. La elección de los colores, las texturas, los dibujos y la tipografía usada hacen de este mapa un regalo para la vista que, sin duda te va a gustar.

Flora y fauna de Númenor

La vida vegetal y animal en Númenor fue muy abundante y diversa en su mejor tiempo. Además en sus lindes se pueden encontrar especies endémicas que no se hayan en ningún otro lugar de la Tierra Media. Estas fueran traídas por los Valar o los elfos de Aman.

Flora de Númenor

flora de númenor

El elemento más famoso de la flora de Númenor es el reconocido Árbol Blanco cuyo nombre fue Nimloth y que creció en la Corte del Rey en Armenelos. Además, Tolkien registró otros tipos de árboles únicos y extraordinarios que se encontraban en las regiones sureñas de la isla, entre los cuales podemos encontrar los siguientes:

  • Oiolairë: Un árbol fragante muy común en la zona Nísimaldar. La costumbre entre los marinos númeróneanos era colocar una rama cortada de oilairë en la proa de los navíos conocida como la Rama Verde del Retorno
  • Lairelossë: Crecía en la zona de Nísimaldar y el significado de la palabra es «Verano-nieve-blanco» que hacía referencia a que el árbol era blanco como la nieve.
  • Nessamelda: Otro árbol fragante que también crecía en la zona de Nísimaldar. Fueron llevados ahí por los Elfos de Eressëa. Su nombre significa «Amado de Nessa».
  • Vardarianna: Este árbol de hoja perenne también fue traído de Eressëa a Númenor y estaba dentro del grupo conocido como los árboles fragantes.
  • Taniquelassë: Este árbol sólo se encontraba en Númenor y desapareció por completo tras la destrucción de la Tierra del Regalo. Crecía en las laderas protegidas del mar de Nísimaldar, cerca de la Bahía de Eldana aunque su crecimiento se extendió hacia las tierras del este. Su nombre significa «hoja de nieve alta».
  • Yavannamirë: Es considerado uno de los árboles más hermosos de To Eressëa. Su nombre fue puesto en honor a Yavanna, la reina Valar de la Tierra y su nombre significa «Joya de Yavanna». Se caracterizaba por el aróma de su madera y corteza, sus hojas perennes y el fruto de color escarlata y redondo que producía, el cual era suculento al paladar.
  • Laurinquë: Crecía en Hyarrostar y tenía grandes racimos de flores doradas.
  • Lissuin: Este árbol producía una flor cuya fragancia se decía que tranquilizaba el corazón. Estas flores se utilizaron en la boda de Aldarion y Erendis.
  • Mallorn: También originarios de las Tierras Imperecederas, y según cuenta la leyenda, traídos por la mismísima Galadriel desde Valinor hasta Lothlórien. Tenía una corteza blanquecina y plateada y sus hojas se vuelven doradas en otoño y tienen la característica de que no caen hasta que las nuevas hojas están preparadas para salir.

Fauna de Númenor

fauna de númenor

El animal autóctono más importante y abundante de Númenor eran las aves marinas. Por otro lado el mar circundante era rico en una gran variedad de formas de vida que servían a los habitantes de Númenor como principal fuente de alimento.

La única especie animal que era única en Númenor (además de en Aman) era el Kirinki. Se trataba de unos pequeños pájaros, más pequeños que los reyezuelos, con unas hermosas plumas escarlata brillantes y con un canto tan agudo que las personas apenas podían oírlos cantar. El nombre de kirinki es desconocido. Muchas personas piensan que tal vez se trate de una palabra quenya con la incorporación del diminutivo incë, pero no está claro.

Por otro lado, sobre todo en la zona norte de la isla se hallaban nidos de las grandes águilas que estaban presentes en muchas otras partes de Arda. Incluso llegaron a habitar en la cima del palacio del rey de Númenor durante muchas generaciones.

Otro de los animales importantes en Númenor eran los caballos. Era el medio de transporte principal de los habitantes de la isla y eran entrenados para que pudiesen escucharles desde grandes distancias. El uso de los caballos en Númenor era tal que no había casi ninguna carretera pavimentada para que fueran de utilidad a los caballos.

La cultura númeróneana

Los habitantes de Númenor, como ya habrás podido deducir en este artículo, eran conocidos como los númenóreanos, también llamados Hombres del Oeste o Dúnedain, aunque este último término se usaba más como la manera en la que se designaban a algunos descendientes de Númenor que vivieron en la Tierra Media durante la Tercera Edad del Sol.

Otra manera que tenían de designar a los númenóreanos era como los Reyes del Mar o también como los Reyes de los Hombres (este último fue dado por el mismo Elrond)

Los númeróneanos eran descendientes de los Edain, un grupo de Hombres que habitaban Beleriand (Destruida después de la Primera Edad). Este pueblo se dividía en tres clanes. La Casa de Hador, La Casa de Bëor y la Casa de Haleth.

casa de hador

La Casa de Hador

Este clan era el más numeroso y organizado de los tres ya que era conducido por un sólo jefe que determinaba la dirección que debía tomar la tribu en casi todos los ámbitos.

Tenían unas características físicas muy concretas: Gran estatura, una fortaleza física mayor y la gran mayoría de ellos tenían el pelo rubio y ojos azules.

Su líder fue Fingolfin.

casa de beor

La Casa de Bëor

Fue la primera casa en cruzar las Montañas Azules y entrar en la tierra de los elfos.

Se caracterizaban por tener una tez muy blanca, cabellos castaños y ojos grises. Además, anhelaban el conocimiento y la inteligencia y eran muy mañosos con las manos.

De la casa de Bëor proviene Beren y el líder de la casa fue el mismo Bëor.

casa de haleth

La Casa de Haleth

Fue la segunda casa en atravesar las Montañas Azules y penetrar en las tierras de Beleriand cruzando por la ruta de los enanos.

Tenían una baja estatura, cabellos castaños y una tez trigueña (amarilla oscura) Además tenían su propio dialecto.

Su líder fue Haleth, la hija de Haldad que se quedó a cargo del clan cuando su padre murió.

La altura de los habitantes de Númenor

En general los númeróneanos eran bastante altos, más altos que la mayoría de los hombres de la Tierra Media y en su época más oscura y decadente, cuando su estatura iba descendiendo conforme descendía su gloria y longevidad, la estatura media estaba en 1,93 metros. De hecho, Elendil era uno de los hombres más altos que escaparon de la Caída de Númenor y medía 2,41 metros.

La edad de los númeróneanos

Los númeróneanos vivían cerca de 5 veces la vida de los hombres normales o alrededor de 300-350 años. Este número fue variando con el tiempo en los escritos y razonamientos de Tolkien, pero finalmente fue fijado por su hijo Cristopher Tolkien en esas edades.

En el caso de los reyes de Númenor y más concretamente en los hombres de la Casa de Elros la edad se mantenía de manera consistente alrededor de los 400 años, pero esto fue disminuyendo de manera constante conforme la decadencia de Númenor iba en aumento. El hecho de que los númeróneanos vivieran tantos años hizo que la edad adulta se considerase a partir de los 25 años.

edad de los númeróneanos

El lenguaje de Númenor

En Númenor se hablaba principalmente el Adûnaico que se desarrolló con raices en el Taliska (Un lenguaje influenciado por los Enanos del norte de Rhûn, los ancestros de los Hombres del Norte y los Elfos Oscuros) de los Hadorianos. Además, los descendientes de la Casa de Bëor tenían una especie de dialecto que surgía de este idioma aunque bien es cierto que las tres casas adoptaron el Sindarin de los Elfos Grises cuando migraron hacia la isla de Númenor. En poco tiempo el Sindarin era conocido por la mayoría de los númeróneanos y se utilizaba constantemente en las familias nobles.

Por otro lado también el Quenya de los Altos elfos era utiliza en los documentos más importantes o en las obras históricas que se escribían en las bibliotecas y cortes de la capital.

Sin embargo, conforme crecía la decadencia de Númenor y la amistad con los Elfos se deterioraba el uso de las lenguas Sindarin y Quenya fue decayendo de manera gradual hasta que el rey Ar-Adûnakhôr prohibió por completo su uso y que se enseñara. Los únicos que mantuvieron el uso de este lenguaje fueron los Fieles.

Númenor era una sociedad avanzada

Como dato interesante podemos decir que Tolkien describió a los númeróneanos con características demográficas propias de una sociedad desarrollada y avanzada ya que «su número aumentaba lentamente en la tierra, ya que se casaban tarde y sus hijos eran pocos».

Política en Númenor

Durante la historia acaecida en Númenor existieron cinco bases de poder o facciones políticas, a saber: La Monarquía, el Consejo del Cetro, los Señores de Andúnië, los Uinendili y los Elendili. Vamos a detallar a continuación en qué consistían:

La monarquía de Númenor

El tipo de reinado de Númenor consiste en una monarquía absolutista donde también se daba lugar un consejo que cumplía propósitos de asesoramiento al rey.

Los reyes no sólo presidían la adminsitración militar y civil sino que también eran los encargados de dirigir los rituales religiosos de Númenor, como por ejemplo, las tres oraciones (unas ceremonias religiosas en las cuales los núméroneanos adoraban a Eru con tres oraciones conocidas como Erukyermë que significa «oración a Eru», Erulaitalë que significa «Alabanza a Eru» y Eruhantalë cuya significado es «Acción de gracias a Eru» y que se daban en primavera, verano y otoño).

El Cetro de Númenor en la monarquía

El principal símbolo de la monarquía en Númenor era el Cetro del Rey. Este artefacto pasaba del rey actual a su primogénito, normalmente, de manera voluntaria en el momento en el que un rey abdicaba en el trono antes de llegar a los últimos años de su vida, aunque esta práctica fue abandonándose y finalmente los reyes no entregaban su Cetro sino que pasaba a sus hijos tras su muerte.

Las residencias de los reyes y reinas de Númenor

La Corte de los Reyes se situaba en la capital de la ciudad, Armenelos, donde también se encontraba la residencia de los reyes conocida como la Casa del Rey. La tradición marcó que, en las faldas de la enorme montaña del Meneltarma, se hallasen enterrados los reyes y reinas de Númenor. Estas tumbas se encontraban aproximadamente a unas 20 millas de la ciudad de Armenelos.

Los hijos primogénitos y las hijas primogénitas

Al principio, solamente los hijos mayores varones del rey eran los destinados a ser reyes de Númenor, es decir, cuando un rey tenía un primer hijo varón, ese sería el heredero del rey y se realizaba una fiesta a lo largo de toda la isla para proclamar el anuncio de este heredero. Si el rey tenía una hija primogénita, ella no sería la reina sino que lo sería el primer hijo varón que naciera del rey (como sucedió con la hija de Tar-Elendil, llamada Silmariën, que no se convirtió en reina de Númenor, ya que fue Írimon, su hermano pequeño, llamado Tar-Meneldur, por ser varón, el que se convirtió en heredero, relegando a Silmariën como Señora de Andúnië), dicho de otro modo, hasta que el rey no tuviera un hijo varón, no habría heredero al trono.

Pero ¿qué sucedería si un rey no tenía hijos varones, sino tan sólo hijas? Esto es lo que le sucedió a Tar-Aldarion cuya única hija se llamaba Ancalimë. En este punto, el sexto rey de Númenor cambió la ley para que su primogénita pudiera reinar. A partir de ese momento, la ley declaraba que el mayor de los hijos del rey (fuese hombre o mujer) recibiría el cetro de Númenor. De esta manera Ancalimë se convirtió en la primera reina de Númenor.

Es importante tener en cuenta que lo descrito en el párrafo anterior corresponde a lo que está detallado en los libros de El Señor de los Anillos, pero, sin embargo, en Los Cuentos Inconclusos se agrega un detalle que lo hace distinto y es que, si el rey tenía hijos e hijas, entonces el primer varón sería rey, pero si no tenía ningún varón, entonces lo sería la primera hija.

Además se añadieron dos leyes más:

  • Una ley que incluía una cláusula donde se establecía que el heredero del rey debería casarse siempre con otro descendiente de Elros. Esto fue así porque Tar-Aldarion no se había casado con una descendiente de Elros y su matrimonio fracasó, así que asoció su fracaso a que su mujer no era descendiente del primer rey de Númenor.
  • Y otra donde se decía que si la heredera era mujer, podía renunciar a su puesto como reina, pero si el heredero era un hombre, no podía renunciar a dicho puesto. Lo que sí podía hacer era pasarle el cetro y el gobierno de la nación a su hijo siempre y cuando hubiera estado 1 año reinando, como fue el caso de Vardamir Nólimon.

Los nombres de los reyes de Númenor

En la mayor parte de la historia de Númenor, sus reyes tenían asignado el título «Tar-« antes de sus nombres (como Tar-Telperien). Este sobrenombre significa literalmente «alto». Más sin embargo fue a partir del vigésimo monarca (en los primeros pasos de la decadencia númeróneana) cuando la realeza renunció a la lengua quenya en pro del adûnaico. De esta manera comenzó a usarse el prefijo «Ar-« que significaría lo mismo. La mayoría de los sucesores de Ar-Adûnakhôr (el rey que comenzó este cambio) hicieron lo mismo que él.

El Consejo del Cetro de Númenor

Este grupo de personas era una institución que operaba en el marco político de Númenor que se podría considerar como una especie de consejo privado que no tenía ningún poder más allá de la influencia que podía ejercer en su tarea de asesorar al monarca númeróneano. Aún así, el rey siempre era el que tenía la última palabra y no había un sistema de votaciones ni nada similar.

Este consejo estaba formado normalmente por los siguientes integrantes:

  • El rey de Númenor.
  • El Heredero del Rey (su hijo mayor).
  • Los Señores de Andúnië.
  • Otros miembros destacables de las 6 regiones de Númenor.

Los Señores de Andúnië

Este es el nombre que recibieron los gobernantes de una de las casas nobles de Númenor y recibieron dicho nombre debido a que su feudo estaba en Andúnië, el puerto situado en la región de Andustar que en los primeros años era la capital del reino de Númenor.

Los Señores de Andúnië formaban parte del Consejo del Cetro y además fueron, en la decadencia de Númenor, los líderes de los denominados Fieles.

Historia de los Señores de Andúnië

Fue la hija mayor de Tar-Elendil, el cuarto rey de Númenor la que comenzó la descendencia de los Señores de Andúnië. Esto fue así porque las leyes de Númenor no contemplaban que una mujer fuese reina, así que se casó con Elatan, de Andúnië y fue su hijo, Valandil, el que se sería nombrado el Primer Señor de Andúnië.

Los Señores de Andúnië se convirtieron rápidamente en los líderes de los Elendili (los fieles que siguieron adorando a Valar aún después de la decadencia de Númenor). Ellos fueron los que conservaban las reliquias de renombre que sobrevivieron a la destrucción de la isla, las cuales son la espada Narsil, El Anillo de Barahir y las Palantiri a pesar de la oposición y persecución llevada a cabo por parte de los Hombres del Rey.

Por parte de los Señores de Andúnië, sólo se conoce el nombre de Eärendur, el de Valandil, el primer Señor de Andúnië y el de Amandil, el último. Este fue el que buscó el perdón de los Valar por la desobediencia de los númeróneanos, pero al darse cuenta de que todo estaba perdido huyó al oeste y nunca se supo nada más de él. Fue su hijo, Elendil, que se negó a luchar con Ar-Pharazôn, el que rescató el Árbol Blanco de Númenor, las reliquias y huyó con sus hijos y otros fieles en nueve barcos hacia la Tierra Media.

Estos Señores de Andúnië fueron los que habitaron las tierras de Gondor y Arnor y se convirtieron en Reyes hasta Aragorn II. Toda esta generación de Reyes descendía de Isildur y Anárion, hijos de Elendil.

Los Uinendili

También conocido como el Gremio Aventurero, era una asociación de alto prestigio e influencia compuesta por marineros expertos y que fue fundada en el año 750 de la Segunda Edad por el rey Aldarion para honrar a Uinen, la diosa del mar.

Su centro de operaciones principal se encontraba a bordo del Eambar, el barco de Aldarion.

Los Elendili

Los Elendili, también conocidos como los amigos de los Elfos, eran una facción de los númeróneanos que luchaban continuamente por:

  • La amistad con los Elfos
  • El uso de las lenguas élficas.
  • Una comunión, devoción y obediencia a los Valar y a Eru Ilúvatar.

En contraste con los Elendili se encontraban los Hombres del Rey, que luchaban, por sobre todas las cosas con estas dos ideas principales:

  • Hacer valer la supermacía de los númeróneanos sobre los otros pueblos de Arda.
  • Eliminar el problema de la mortalidad de los Hombres.

Esta arrogancia fue considerada por los Elendili como una blasfemia a los Valar y a Ilúvatar y se opusieron a estas ideas de tal manera que los Hombres del Rey, que se hicieron más poderosos y numerosos, comenzaron a perseguir a los Elendili como a rebeldes y espías de los Valar y los deportaban a Rómenna para alejarlos de Andúnië que estaba situada en el lado occidental de la isla, más cerca de las Tierras Imperecederas.

Muchos Elendili huyeron a la Tierra Media y fundaron allí asentamientos que finalmente se convertirían en parte de los reinos que fueron fieles a Gondor y Arnor. Otros sin embargo, siguieron allí hasta la caída de Númenor.

Con la llegada de Sauron a Númenor la situación empeoró gravemente para los Elendili ya que Sauron comenzó un culto malvado donde se ofrecían sacrificios humanos de Elendili al Melkor.

Las habilidades y avances de Númenor

Los númeróneanos se convirtieron en la cultura mortal más avanzada de Arda gracias al conocimiento y las habilidades que les fueron dadas por medio de los Valar y los elfos de Tol Eressëa. Entre estas habilidades y avances podemos destacar los siguientes:

  • Construcción naval y navegación: Además de convertir la ingeniería naval en su principal industria y traer muchísimas innovaciones y mejoras al campo de la construcción de barcos, los númeróneanos eran expertos marineros que invertían su tiempo, formación y sus vidas en la exploración del mundo en todas direcciones salvo en el oeste debido a la prohibición explícita de los Balar. Los mejores marineros formaban parte de la Uinendili antes descrita.
  • Astronomía y cronología: Estas dos áreas estaban muy ligadas a la navegación, por lo tanto en Númenor se desarrolló altamente las ciencias que estudiaban las estrellas y organizaban el tiempo en calendarios (que provenía originalmente de el de los elfos), de tal manera que estandarizó el día para que comenzara cuando el sol salía del mar oriental además de añadir un séptimo día a la semana que fue conocido como Eärenya, que significa «día del mar». También comenzaron a celebrar el año nuevo a mitad de invierno (tal y como hacían los Hombres de Beleriand en la Primera Edad. Dividieron el año en 365 días y 12 meses en los cuales habían 10 meses con 30 días y 2 meses con 31 días (Junio y Julio); si se hacen bien las cuentas se puede detectar que faltan 3 días que no estaban dentro de ningún mes:
    • Yestarë: El primer día del año.
    • Loëndë: El día del medio del año.
    • Mettarë: El último día del año.
  • Arquitectura e Ineniería: Los númeróneanos fueron artífices de grandes ciudades, construcción de muros, puertos y carreteras. Este estilo e ingenio pasó de generación en generación hasta verse reflejado en la arquitectura de Gondor.
  • Cría de caballos y ovejas: Por último, podemos destacar que el pueblo de Númenor desarrolló un sistema de crianza de caballos y ovejas. Criaban grandes caballos que vagaban por las extensas llanuras de la región de Mittalmar. Además, Emerië, un distrito dentro de dicha región estaba especializado en la crianza de ovejas.

Lengua de Númenor

En Númenor se hablaba principalmente 3 idiomas: El Quenya, el Sindarin y el Adunaico.

  • Quenya: El idioma que hablaban los elfos en Valinor.
  • Sindarin: El idioma que hablaban los elfos grises en Beleriand que tras la prohibición de Thingol de hablar quenya, tanto los Noldor como los Edain acabaron hablando Sindarin y se convirtió en la lengua principal de Beleriand.
  • Adunaico: El idioma nativo de los Edain antes de llegar a Beleriand.

Las lenguas usadas en Númenor se distribuían de la siguiente manera en el territorio de la isla:

  • Sindarin: Se hablaba en Andustar y Forostar casi como única lengua debido a que esas zonas las habitaban los descendientes de la casa de Bëor que fueron los que primero empezaron a hablar en Sindarin en Beleriand.
  • Adûnaico: Se hablaba en Hyarnustar, Hyarrostar, Orrostar y Mittalmar, aunque todos los habitantes también hablaban Sindarin. Además, el Sindarin era la lengua oficial de la casa real hasta la decadencia de Númenor.
  • Quenya: Sólo se usaba en documentos oficiales como documentos reales o los anales de los reyes, como nombres de los lugares o en los descendientes de la casa de Elros.

Los otros nombres de Númenor

  • Anadûnê Oesternessë: significa «tierra del oeste», en lengua Adûnaico de Númenor.
  • Andor: significa «tierra del don», en quenya. Nombre que le dieron los númenóreanos.
  • Akallabêth: significa «la sepultada», en adûnaico y oestron. Nombre dado por los propios númenóreanos tras la destrucción.
  • Atalantë: significa «la sepultada», en quenya. son las tierras submarinas que quedaron cuando la de Númenor fue sepultada en las aguas por el gran mar divisorio Belegaer.
  • Elenna: significa «hacia las estrellas», en quenya. Nombre de la isla donde se fundó el reino.
  • Mar-nu-Falmar: significa «hogar bajo las olas», en quenya. Nombre dado después de la destrucción.

Imágenes de Númenor

Productos de Númenor

Aquí puedes encontrar la mejor selección de productos de Númenor que puedas encontrar en Amazon incluyendo los libros que hablan de Númenor.


No products found.




Fantasy Flight Games | Lord of The Rings LCG: Expansión Deluxe: The Grey Havens |Edades 14+ | 1 a 2 Jugadores | Tiempo de Jugador de 60 Minutos
  • La exploración y el descubrimiento se encuentran en el corazón de The Grey Havens, la quinta expansión de lujo para El Señor de los Anillos: El Juego de Cartas.
  • Sus 165 nuevas tarjetas te permiten aventurarte a lo largo de los bordes más occidentales de la Tierra Media, y luego viajar aún más hacia el oeste a través de las aguas inexploradas donde los orgullosos anfitriones de Númenor encontraron su condenación muchas generaciones de atrás.
  • Tres nuevos escenarios cuentan con mecánica para barcos y vela, así como un fuerte énfasis en la exploración.
  • Este no es un juego independiente. Una copia del Señor de los Anillos: El juego Core es necesario para jugar.
  • Versión en inglés | Edades 14+ | 1 a 2 jugadores | Tiempo de jugador de 60 minutos

Rebajas

Documentales de Númenor

¿Quieres ver otro contenido en internet acerca de Númenor en vídeo? Aquí tienes los mejores documentales acerca de Númenor.

1 comentario en «Númenor, el pueblo más importante de la segunda edad»

  1. Los mallorn de Lothlorien fueron regalados como semillas a Gil-Galad, y él le dió a Galadriel. Esto según «una descripción de la isla de Númenor». Lo de que Galadriel misma los llevara desde Valinor, no sé dónde estará. ¿Puedes darme la referencia?

    Responder

Deja un comentario