La verdad sobre Gandalf

La versión teatral de la trilogía de El Señor de los Anillos de Peter Jackson dura nueve horas y 18 minutos, pero hay mucho de El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien que se quedó en la sala de montaje.

Eso es bueno. Las películas y los libros son dos cosas diferentes, y las primeras sólo pueden soportar una parte de la exposición. La falta de una historia de origen no impidió que el público se enamorara del Gandalf de Ian McKellen, que estudió al propio Tolkien para perfeccionar su premiada interpretación, fijándose en el corazón de millones de fans. Gandalf, el sabio, mercurial, misterioso y ocasionalmente aterrador mago, es posiblemente más el rostro de la franquicia de El Señor de los Anillos que Frodo, su héroe, o Aragorn, su rey perdido.

El verdadero poder de la interpretación de McKellen es que uno cree de todo corazón en Gandalf. Pero su papel en las películas sigue estando lleno de ambigüedad. ¿Es humano o qué? ¿Qué pasó cuando murió? ¿Cuál es la diferencia entre Gris y Blanco? ¿Qué pueden hacer los magos? ¿Y quién nombró a Saruman presidente de los magos?

Nosotros podemos dar respuestas a todas estas preguntas, porque somos unos gigantesco frikis de la Tierra Media que piensa que El Silmarillion es una lectura más agradable que El Señor de los Anillos, y que saqueamos los Cuentos Inconclusos y el resto de obras de Tolkien para sumergirnos en todo lo que el universo del autor inglés se refiere. Sigue leyendo para saber todo lo que siempre temiste preguntar sobre el abuelo mágico fumador de hierba favorito de todos.

¿ES GANDALF HUMANO? ¿PUEDE CUALQUIERA SER UN MAGO?

No. Y también, no.

quien era gandalf

Gandalf es un Maia

Gandalf es un espíritu divino vestido con una forma mortal. En el lenguaje de la Tierra Media, es una criatura conocida como Maia (plural: Maiar). Los Maiar son una especie de semidioses, ya que sirven a una orden superior de seres divinos, los Valar. Y son algo así como ángeles, en el sentido de que son de origen totalmente divino (no medio humanos, como muchos semidioses griegos) y pueden cambiar de forma a voluntad.

Habían otros Maiar en la Tierra Media

Otros Maiar que aparecen en las películas de El Señor de los Anillos son Saruman, Sauron y el Balrog. (Sí, el monstruo y Gandalf son de la misma especie.) Además, la tatarabuela de Elrond es una Maia: su familia es muy complicada.

Los Valar, la cohorte de dioses cuidadores de la Tierra Media, se retiraron del mundo miles de años antes de la época de El Señor de los Anillos, y se llevaron a todos sus Maiar con ellos. Pero, en la Tercera Edad (es decir, en algún momento después de que Isildur se hiciera con el Anillo en el prólogo de las películas de Jackson), Sauron empezó a amasar poder de nuevo. Y como los Valar casi tuvieron que destruir el mundo para detener a Sauron la última vez que se alzó con el poder, decidieron enviar algunos emisarios a la Tierra Media para asegurarse de que esta vez lo mantuvieran a raya.

Gandalf era un Istari

Así que, con la bendición del dios creador de la Tierra Media, los Valar reunieron a un gran grupo de Maiar para enviarlos en secreto a la Tierra Media. Esos emisarios eran conocidos como los Istari, y los Valar enviaron a cinco de ellos, de alto rango -Tolkien los llama «jefes«-, al noroeste de la Tierra Media en particular, porque se consideraba que era el lugar donde era más probable que los hombres y los elfos se unieran para oponerse a Sauron.

Esos cinco Istari eran Saruman el Blanco, Gandalf el Gris, Radagast el Pardo y los dos «Magos Azules«. En Los cuentos Inconclusos se aclara que sus nombres eran Alatar y Pallando aunque poco más se sabe de ellos, ya que se presupone que nada tuvieron que ver con la Guerra del Anillo.

Tolkien tampoco llegó a concretar todos los detalles de cómo era Gandalf como Maia antes de morir. Pero tenemos algunas pistas de sus notas, recopiladas y publicadas por su hijo y archivero, Christopher Tolkien. Parece claro que el nombre Maia de Gandalf es Olórin, y posiblemente que era reacio a asumir su responsabilidad Istari y fue el último de ellos en llegar a la Tierra Media.

SI LOS MAGOS SON SEMI-DIOSES, ¿POR QUÉ TODOS TIENEN ASPECTO DE VIEJOS MALHUMORADOS?

por qué gandalf era un anciano

Para cuando los Valar enviaron a sus emisarios Istari, la Tierra Media ya había sufrido varios altibajos de sus dos grandes Señores de la Oscuridad, y se podría decir que los Valar habían visto el error de llevar a los Hombres y a los Elfos a esperar que los dioses resolvieran sus problemas en lugar de solucionarlos ellos mismos.

Así que, en lugar de ser enviados en toda su majestuosidad divina, capaces de adoptar cualquier forma que desearan, los Istari fueron fijados en las formas de ancianos poco llamativos. Esto les obligaba a comprender mejor a aquellos a los que habían sido enviados a proteger, pero tenía el inconveniente de hacerlos corruptibles. Disminuía su poder y los sometía a temores y preocupaciones mortales, pero eso valía la pena para ganarse la confianza de los elfos y los hombres.

Eso era importante debido a otra regla que se impuso a los Istari: Tenían prohibido utilizar la fuerza o el miedolas herramientas favoritas de Sauron– para dominar a los Hombres y a los Elfos. Nada de doblegar a las sociedades bajo su dominio, nada de maquinaciones políticas o acaparamiento de poder, ni siquiera para lograr objetivos honestos. En cambio, tendrían que conseguir que la gente confiara en ellos.

«En las formas débiles y humildes [se les] pidió que aconsejaran y persuadieran a los Hombres y Elfos a hacer el bien«, escribió Tolkien en un ensayo sobre los Istari publicado después de su muerte, «y que trataran de unir en el amor y la comprensión a todos aquellos a los que Sauron, si volviera, se esforzaría por dominar y corromper«.

La mayoría de las personas de la Tierra Media que se encontraban con un mago no tenían ni idea de que estaban interactuando con un ser angélico, pero hubo algunos individuos poderosos que se dieron cuenta, como Elrond y Galadriel.

¿CÓMO CONSIGUIÓ GANDALF UNO DE LOS ANILLOS DE LOS ELFOS?

No se menciona en las películas, pero por si acaso has oído hablar de ello a algún empollón de El Señor de los Anillos, sí, Gandalf tiene uno de los tres anillos de los elfos.

gandalf y el anillo

Lo obtuvo de un elfo, naturalmente.

Los tres portadores de los anillos de los elfos son Elrond y Galadriel, a los que conoces por las películas, y Cirdan el Carpintero, que aparece en un momento dado. Los dominios de Cirdan eran los Puertos Grises, en Lindon, el punto de partida costero de todos los barcos de los elfos que se dirigían al oeste, a la tierra de los elfos.

Como guardián de ese lugar, Cirdan conoció a todos los Istari cuando llegaron a la Tierra Media, y entregó su anillo a Gandalf por tres razones.

  • Uno, le gustaba Gandalf más que cualquiera de los otros Istari.
  • Dos, previó que Gandalf se enfrentaría a «grandes trabajos y peligros«.
  • Tres, no hacía mucho con él de todos modos. Vivía lo más lejos posible de Sauron sin salir de la Tierra Media, y quería que el anillo estuviera en manos de alguien que realmente lo necesitara.

¿CUÁLES SON LOS PODERES DE GANDALF?

Tolkien nunca aclaró realmente los poderes específicos de los magos. Después de todo, no es que estuviera construyendo un sistema de juego cohesivo o escribiendo una serie de novelas sobre una escuela de magos. No tenía por qué hacerlo.

poderes de gandalf

Pero parece que hay algunas cosas que todos los magos pueden hacer. Por ejemplo, todos utilizan báculos para concentrar su magia. Gandalf y Radagast pueden hablar con los animales; Gandalf y Saruman tienen algún nivel de habilidad para mistificar usando sólo su voz. Y parece que ser un mago conlleva cierto poder sobre el mundo físico que te rodea, como cuando Gandalf ordena que una puerta permanezca cerrada en Moria, convoca la luz o destroza el bastón de Saruman simplemente ordenándolo.

Pero también parece que los magos tienen especialidades. Tolkien dice que los Valar no ordenaron deliberadamente que los Istari trabajaran juntos, y en parte los eligieron por sus poderes e inclinaciones diferentes y separadas.

En los libros, Saruman era conocido por el poder de su voz para seducir y convencer, así como por su «gran habilidad en los trabajos manuales«, su inventiva. Radagast el Pardo, que apareció en las películas del Hobbit de Jackson, se distrajo de la misión de Istari por su obsesión por las bestias y los pájaros de la Tierra Media, para cansancio de sus colegas Gandalf y Saruman. (Al final, dice Tolkien, Gandalf, el Maia reacio, fue el único de los muchos Istari que permaneció fiel a los objetivos de los Valar).

La especialidad de Gandalf era el fuego. Lo que puede parecer extraño para un tipo cuyos mayores momentos mágicos en las películas implican invocar grandes rayos de luz blanca o luchar contra otro mago con ondas de fuerza invisibles.

Para Tolkien, Gandalf encarnaba el fuego de la creación en la fragua, el fuego del calor en el hogar y el fuego de la antorcha que mantiene a raya la oscuridad. «Cálido y ansioso era su espíritu (y estaba potenciado por el anillo Narya)«, escribió Tolkien en su ensayo sobre los Istari, «porque era el Enemigo de Sauron, oponiendo el fuego que devora y gasta al fuego que enciende y socorre en la desesperación y la angustia«.

Es una conexión que explica por qué un semidiós disfrutaría tanto haciendo fuegos artificiales para los hobbits.

¿QUÉ LE PASÓ A GANDALF CUANDO MURIÓ?

Cuando Gandalf murió, su ser divino abandonó su forma física establecida, y unos veinte días después, fue devuelto a la vida. «La oscuridad me llevó«, les dice a Aragorn, Legolas y Gimli en Las dos torres, «y me extravié del pensamiento y del tiempo, y vagué lejos por caminos que no contaré. Desnudo fui enviado de vuelta – por un breve tiempo, hasta que mi tarea esté terminada«.

Fue reincorporado y enviado de vuelta a la Tierra Media por una entidad o entidades que le encomendaron su tarea en primer lugar: los Valar o el propio dios creador supremo de la Tierra Media, Eru Ilúvatar. Y, por supuesto, fue enviado de vuelta transformado.

En su ensayo sobre los Istari, Tolkien afirmó que cada Istari tardó un tiempo en aprender las costumbres mortales después de su llegada, lo que podría explicar los lapsos de memoria de Gandalf justo después de ser resucitado, y cómo Gandalf el Blanco es más formal y desconectado que su encarnación anterior.

¿POR QUÉ GANDALF SE VOLVIÓ BLANCO?

Para una generación de personas que creció con Avatar: The Last Airbender o Mighty Morphin’ Power Rangers, o incluso con los colores codificados de los sables láser de Star Wars, es tentador asignar el mismo tipo de peso al lenguaje de colores de los magos de Tolkien. Pero por sus propios escritos, está claro que las connotaciones cromáticas de Tolkien eran personales, más que universales.

Si la especialidad de Gandalf es el fuego, se podría pensar que sería un mago rojo, pero Tolkien escribió que la túnica y el pelo grises de Gandalf representaban el color de la ceniza que ocultaba su fuego divino, al igual que su forma enjuta ocultaba su identidad como Maia. En su ensayo sobre los Istari, Tolkien relacionó la túnica y el pelo blancos de Gandalf con el fuego también, diciendo que estaba «vestido entonces de todo blanco, y se convirtió en una llama radiante (aunque velada todavía salvo en caso de gran necesidad)«.

Tolkien no dijo mucho sobre lo que el blanco representaba para Saruman, aunque podemos deducir algunas cosas sobre lo que significaba para Gandalf adoptar el color de Saruman. Pero aclaremos una cosa primero: Saruman es «el Blanco» sólo durante unos pocos capítulos de La Comunidad del Anillo. En el momento en que hace su gran revelación de villano a Gandalf, también revela un cambio de vestuario.

Como Gandalf le dice al Consejo de Elrond:

«¡Soy Saruman el Sabio, Saruman el Hacedor de Anillos, Saruman de Muchos Colores!«

Miré entonces y vi que sus ropas, que parecían blancas, no lo eran, sino que estaban tejidas de todos los colores, y si se movía brillaban y cambiaban de tonalidad, de modo que la vista quedaba desconcertada.

«Me gustaba más el blanco», dijo.

«¡Blanco!», se burló. «Sirve para empezar. La tela blanca se puede teñir. La página blanca puede sobrescribirse; y la luz blanca puede romperse».

«En cuyo caso ya no es blanca», dijo. «Y el que rompe una cosa para averiguar lo que es ha abandonado el camino de la sabiduría».

Cabe mencionar aquí que incluso el propio biógrafo de Tolkien, Humphrey Carpenter, sintió la necesidad de comentar lo aburrida que era su ropa. Incluso para un inglés y un profesor de inglés, Tolkien se vestía de una manera que era mejor olvidar, en parte como un rechazo consciente de la filosofía académica del esteticismo. Según Carpenter, uno de los únicos caprichos de Tolkien, una vez que ganó todo el dinero de la publicación de sus libros, fue comprar de vez en cuando un chaleco de colores brillantes para acompañar sus monótonos trajes. Tolkien consideraba realmente que los colores aburridos eran más nobles que los llamativos.

También es importante recordar aquí que, aunque lo conocemos como villano, la reputación de Saruman como el más sabio de los Istari se basaba en miles de años de comportamiento. Es uno de los ejemplos más destacados de los muchos de El Señor de los Anillos de cómo incluso las personas con más principios pueden ser corrompidas por el miedo y la desilusión.

Por eso, cuando Gandalf se convierte en «el Blanco«, se trata de mostrar que está aquí para ocupar el lugar de Saruman y compensar sus errores. «Sí, ahora soy blanco«, le dice Gandalf a Gimli. «De hecho soy Saruman, casi se podría decir que Saruman como debería haber sido«.

Para Tolkien, las túnicas blancas de Gandalf y Saruman también pueden haber conectado con el color de la luz de las estrellas, que es una gran fuerza de protección mágica en la Tierra Media -piensa en Sam obligando a EllaLaraña a acobardarse ante la luz de Galadriel. Una de las cosas más importantes que los Valar hicieron por la Tierra Media fue traer la luz a través de las estrellas, el sol y la luna (y, en un momento dado, algunos árboles especiales que brillaban). Proteger, luchar o mantener la luz de los Valar es un tema muy recurrente en El Silmarillion.

Enviar a Gandalf de vuelta como Gandalf el Blanco, «una llama radiante» en una época oscura, indica un gran estado de ánimo de los Valar.

¿QUÉ FUMABA SIEMPRE GANDALF?

Todos los que fuman en El Señor de los Anillos fuman hierba de pipa. Se supone que es tabaco. Es tabaco.

«Pero, ¿y si… jejejeh… fuera…?» No puedo dejar de subrayar que el propio biógrafo de Tolkien dedicó un capítulo entero a enumerar todas las formas en que era excepcionalmente aburrido, incluso para un profesor de inglés antiguo en Oxford que se crió durante la época victoriana.

Puedes pensar que hierba de pipa es lo que quieras. Tolkien quería decir tabaco.

¿POR QUÉ ES ESTO TAN COMPLICADO?

Gandalf no es el tipo de mago que encontramos en otras historias con magos, como Dragones y Mazmorras, Harry Potter, Los Magos, los libros de Diane Duane o incluso Marvel Comics. En El Señor de los Anillos, los magos no son hombres que estudian magia, ni personas que nacen con talento mágico; no son humanos, no son estrictamente mortales, y son de la misma especie que el propio Sauron, es decir, son una especie de ángeles.

Y es aún más complicado porque se supone que los magos nunca formaron parte de la Tierra Media. Técnicamente, fueron reconvertidos, al estilo de los cómics.

Hoy en día pensamos en El Hobbit y El Señor de los Anillos como una sola narración coherente, pero Tolkien nunca imaginó continuar la historia de Bilbo Bolsón cuando escribió El Hobbit como un cuento de hadas para sus hijos. La verdadera obra creativa de su vida sería El Silmarillion, la epopeya mitológica de construcción del mundo y romance que había comenzado antes de que sus hijos nacieran.

Los editores que habían visto el éxito de El Hobbit pensaron que una historia de varios miles de años de elfos y hombres (y sólo de elfos y hombres) era demasiado diferente para servir como una secuela satisfactoria. No fue hasta que Tolkien empezó a escribir una docena de capítulos de su secuela de El Hobbit cuando se dio cuenta de que podía situar toda la historia después de los acontecimientos de El Silmarillion, convirtiendo el proyecto en una excusa para jugar con su universo favorito, la Tierra Media.

Sólo había un problema, que, para Tolkien, probablemente era un rompecabezas irresistible: tenía que encontrar una manera de reconciliar todas las cosas extrañas de El Hobbit con la extensa y exquisitamente equilibrada construcción del mundo que había hecho para El Silmarillion. Esas cosas raras incluían, pero no se limitaban a: Hobbits, trolls, águilas gigantes parlantes, lo que fuera Gollum y, por supuesto, ancianos con poderes mágicos.

En un sentido muy literal, el autor pasaría el resto de su vida persiguiendo este objetivo. La mayor parte de lo que sabemos sobre los orígenes de los magos procede de un trabajo inacabado publicado póstumamente en El Silmarillion, y de otros libros de notas y ensayos de Tolkien recopilados y anotados por su hijo. En algunos casos, lo que tenemos es realmente una nota que Tolkien escribió en los márgenes de un trabajo de estudiante mientras lo leía, y no tenemos forma de saber si fue una idea que desechó posteriormente.

Debido a la naturaleza de la licencia de los libros de Tolkien para el cine, a los guionistas Philippa Boyens, Peter Jackson y Fran Walsh se les prohibió utilizar contenidos de otros libros que no fueran El Señor de los Anillos. Y aunque es divertido explorar los rincones inacabados de la Tierra Media en los escritos de Tolkien, dejar las cosas vagas no impidió que la gente se enamorara de Gandalf en la pantalla. En una época en la que los estudios están obsesionados con los orígenes, esto demuestra que no se necesita necesariamente uno para hacer la cara de una franquicia.

2 comentarios en «La verdad sobre Gandalf»

Deja un comentario