la tierra media

La Tierra Media

La Tierra Media es tu portal de noticias sobre el mundo de  El Señor de los Anillos y todo lo que tenga que ver con J.R.R. Tolkien.

Entra y navega por un mundo de noticias, información, curiosidades y aventuras que te sorprenderá. Escribimos información interesante cada día de la semana.

Además, podrás disfrutar y conocer todos los detalles de la nueva serie de Amazon de El Señor de los Anillos y adentrarte, cada vez más en la Segunda Edad del Sol.

AFTN Social

abril 22, 2021

La Tierra Media

Portal de El Señor de los Anillos

escenas nerviosas esdla

10 escenas de ESDLA que nos ponen nerviosos al volver a verlas

Si hay una serie que merece ser considerada como la mejor trilogía cinematográfica de todos los tiempos, ésa es la de Las películas de El Señor de los Anillos, de Peter Jackson. Mientras que la trilogía precuela, El Hobbit, fue finalmente decepcionante, las tres películas de El Señor de los Anillos siguen siendo intachablemente fantásticas, llenas de personajes interesantes, diseños creíbles, escenarios épicos, batallas increíbles y la búsqueda más famosa de todos los tiempos.

Las tres películas -que comprenden La Comunidad del Anillo, Las Dos Torres y El Retorno del Rey- están tan bien hechas que hay muchas escenas que ponen nerviosos a los fans, independientemente de que hayan visto las películas o incluso hayan leído los libros.

Tambores en lo profundo (La Comunidad del Anillo)

Las Minas de Moria son una de las partes más tensas de la saga de la Tierra Media, ya que combinan zonas estrechas, oscuridad y monstruos para crear una experiencia realmente aterradora. Después de que la puerta de la mina se derrumbe detrás de la Comunidad, cerrando su huida, el público sólo espera y observa que el grupo se encuentre con algo aterrador en su interior. Entonces, mientras Gandalf lee ominosamente la última entrada del diario del ya fallecido Balin de El Hobbit, Pippin hace caer accidentalmente un esqueleto blindado por un agujero, y los tambores comienzan a sonar en las profundidades.

Comienza la batalla del Abismo de Helm (Las Dos Torres)

La batalla del Abismo de Helm no es tan épica como la de los Campos del Pelennor en El Retorno del Rey, pero es probablemente la más aterradora, ya que un mísero ejército de hombres y elfos se enfrenta a diez mil Uruk-hai combatientes de Saruman. Toda Las Dos Torres se ha ido construyendo hasta llegar a este punto.

Por eso, cuando empieza a llover, el rey Theoden comienza otro discurso luctuoso y los Uruk-hai empiezan a cantar y a rugir, todos los fans saben lo que se avecina. La preparación para el Abismo de Helm es tensa, especialmente cuando los fans que regresan se dan cuenta de cuántos personajes mostrados en pantalla van a morir.

La guarida de Ella-Laraña (El Retorno del Rey)

El final de Las dos torres se refería a una misteriosa «Ella» a la que Gollum planeaba dejar que matara a Frodo y a Sam por él, y los fans de El Señor de los Anillos supieron inmediatamente que se trataba de la antigua araña Ella-Laraña. Desde el punto de vista del grupo que se adentra en Cirith Ungol, el comienzo de El Retorno del Rey se centra en la preparación de los hobbits para entrar en la guarida de Shelob.

Incluso saber que Frodo y Sam estarán bien no significa nada, ya que tener una araña gigante acechando a Frodo a través de una caverna oscura llena de telarañas da miedo pase lo que pase. El momento en el que Ella finalmente atrapa a Frodo es el colofón para morderse las uñas.

La ciénaga de los muertos (Las dos torres)

Mientras que las películas traerían un ejército completo de fantasmas en El Retorno del Rey, el primer indicio de espíritus sobrenaturales, aparte de los Espectros del Anillo, es la ciénaga de los muertos. Frodo, Sam y Gollum atraviesan las marismas como un atajo hacia Mordor, pero Gollum les advierte de una amenaza de otro mundo.

Frodo no hace caso a los consejos de Gollum, comprueba uno de los cadáveres flotantes y se encuentra arrastrado hacia el pantano, entre los espectros de innumerables muertos furiosos. Es una de las escenas más espeluznantes de la saga, que se ve agravada por la llegada de un Nazgul volador momentos después.

El Balrog de Morgoth (La Comunidad del Anillo)

«Sombra y llama» fueron las palabras que utilizó Saruman para describir al Balrog, el demonio del primer Señor Oscuro Morgoth, escondido bajo las Minas de Moria. La Comunidad ya estaba siendo atacada por todas partes por orcos, goblins y trolls, pero incluso ellos se dispersan cuando el Balrog se acerca.

Los minutos posteriores son una clase magistral de tensión, ya que la Comunidad intenta huir pero finalmente se encuentra en el camino del monstruo. Este es el momento que todos los fans de la Tierra Media temen: la muerte de Gandalf el Gris. Resucitará, pero nunca volverá a ser el mismo.

Jinetes Wargos en el camino (Las dos torres)

Aunque el Abismo de Helm en sí mismo es angustioso, la preparación de la batalla es casi tan mala. Después de que la gente de Rohan abandone Edoras y se dirija a la fortaleza del Abismo de Helm, se exponen a un ataque, ya que Saruman y el traidor Lengua de Serpiente son plenamente conscientes de ello.

El grupo se encuentra con un orco solitario montado en un lobo monstruoso, del que se ocupan rápidamente, pero no antes de que Legolas se dé cuenta de que es sólo un explorador. Toda una manada de jinetes wargos de Saruman se asoma a la colina y los soldados de Theoden luchan por sobrevivir. Entonces ocurre lo impensable: Aragorn cae.

Los hombres muertos de Dunharrow (El retorno del rey)

Con Saruman despachado, las fuerzas de Sauron están ahora fijadas en eliminar Gondor y la ciudad de Minas Tirith. Mientras Gandalf y Pippin cabalgan hacia allí, Aragorn, Legolas y Gimli buscan ayuda en el último lugar en el que alguien buscaría: una tumba. En Dunharrow se encuentran los Caminos de los Muertos, el hogar de los malditos Rompehuesos, que hace siglos juraron ayudar a Isildur contra Sauron pero rompieron su promesa.

Ahora rondan los túmulos bajo la montaña y no permiten que los vivos pasen fácilmente. Esta es la prueba definitiva para Aragorn. Si es el verdadero rey de Gondor, puede comandarlos. Si no, nunca saldrán vivos de ese lugar.

El Vigilante en el Agua (La Comunidad del Anillo)

Después de abandonar el peligroso paso de Caradhras por las Minas de Moria, al llegar, la Comunidad encuentra la puerta de la montaña cerrada con llave y la contraseña desaparecida. Debería haber sido uno de los momentos más desenfadados de la trilogía, ya que Gandalf se pasa una eternidad cantando infructuosamente hechizos a una puerta indiferente antes de que Frodo consiga resolver el enigma de una sola vez.

Sin embargo, la escena es realmente inquietante, ya que algo les persigue claramente desde el estanque cercano. La puerta se abre y el Vigilante ataca. Aunque consiguen escapar de la aterradora criatura parecida a un Kraken, finalmente sella a la Comunidad en su destino en Moria.

Destrucción del muro del Abismo de Helm (Las Dos Torres)

La batalla del Abismo de Helm es agotadora, ya que las cosas van empeorando progresivamente para el ejército de Theoden. Por si no fuera suficientemente malo que sólo tuvieran un ejército de unos pocos centenares contra diez mil soldados orcos de élite, Saruman consigue volar la muralla y los Uruk-hai entran a raudales.

Hagan lo que hagan Aragorn y los demás, la fortaleza no tarda en caer, hasta que lo único que tienen es una sola puerta, una situación de empate y la esperanza de que los rohirrim de Gandalf y Eomer consigan llegar antes de que los últimos restos del ejército de Theoden sean abatidos.

El Monte del Destino (El Retorno del Rey)

El final de todas las cosas, la batalla final de El Señor de los Anillos es una táctica desesperada de Aragorn. La batalla de los Campos del Pelennor está ganada, pero Sauron tiene un enorme ejército esperando en Mordor, y Frodo y Sam están allí con el Anillo Único. Mientras Aragorn tienta a las fuerzas de Sauron para que salgan de la Puerta Negra, Frodo y Sam se arrastran desesperadamente hacia el Monte del Destino, pero no sólo les espera Gollum, sino que Frodo finalmente sucumbe al poder del Anillo.

Para horror de Sam, se pone el Anillo en el dedo, alertando inmediatamente a Sauron de su presencia y enviando a los Espectros del Anillo tras ellos. Aunque las cosas se solucionan, gracias a Gollum, la escena en el Monte del Destino sigue siendo la sección en la que más se muerden las uñas de toda la saga.